miércoles, 4 de abril de 2018

Nueva Brompton BWC 2018 Limited Edition

Se vuelve a sacar a la venta en este 2018 una nueva Edición Limitada de un modelo conmemorativo para la Brompton World Championship. Se ha lanzado para conmemorar los 13 años de carreras Brompton este 28 de julio en la Prudential RideLondon, que acoge el BWC por cuarto año.


https://www.brompton.com/Events/Posts/2018/BWC-London-Final-2018

https://www.prudentialridelondon.co.uk/events/brompton-world-championship/





El modelo y concepto es idéntico al año anterior, variando la distribución de los colores de la union jack flag. Si en el modelo del 2017 la horquilla y basculante eran en color rojo, la potencia en color azul y el cuerpo blanco, en el modelo del 2018, potencia y horquilla con primer segmento del cuadro en color rojo, basculante en azul y resto del cuerpo en blanco. La union jack flag vuelve a hondear en el cuadro pero de forma más minimalista que en el año anterior.

BWC 2018

BWC 2017
Este nuevo modelo BWC 2018 sigue apostando por un manillar S type,  6 velocidades, cubiertas Schwalbe kojak, cableado rojo y guardabarros en color blanco. Vuelve a ser una edición limitada a 200 unidades y se podrá conseguir en las Bromptonjunction. Se sigue imprimiendo para conmemorar la BWC  la estética deportiva, pero sin descartar los guardabarros tan identificativos en las Brompton. Personalmente, creo que hubiese ganado algo más añadiendo algún toque de color al sillín como han hecho con el precioso modelo Brooks Cambium C17 rojo de la deportiva Brompton CHPT3.










domingo, 1 de abril de 2018

Abril 2018 #30daysofbiking #30diasenbici

Comienza el mes de abril y me uno al reto de 30 dias en bici #30daysofbiking #30diasenbici30 Días en Bici nació como una iniciativa ciudadana para promocionar el uso cotidiano de la bicicleta, el impulso comunitario que ha ido ganando en estos años de incesante trabajo han convencido a muchos ciclistas y no ciclistas de que la bicicleta es la alternativa más inteligente. Del 1 al 31 de marzo, miles de personas de todo el mundo han firmado el compromiso de pedalear los 30 días de abril y a compartir nuestras experiencias positivas en las redes sociales.






La campaña “30 Días en Bici” es el programa anual de promoción del uso de la bicicleta que se viene realizando a nivel nacional desde 2013.
La propuesta que se hace al participante es sencilla: “pedalea a cualquier parte de tu ciudad, cada día durante los 30 días de abril, una vuelta a la manzana, 20 kilómetros hasta el trabajo, o un paseo al atardecer, lo que sea que te venga bien, y compartir tus aventuras on line”.

Básicamente se busca comprometer (fidelizar) al mayor número de participantes para que usen la bicicleta durante 30 días seguidos y así adquieran el hábito del uso cotidiano de la bicicleta y al tiempo generar una gran corriente de información positiva en los mass media y redes sociales sobre los beneficios de la movilidad personal en bicicleta.

Ese espíritu de “ven y pruébalo” de la campaña y el impulso comunitario que ha ido ganando en estos años de incesante trabajo en la calle y las redes sociales, consigue que cada año, en abril, cientos de personas prueben la bicicleta, experimenten sus beneficios y adopten la bicicleta como vehículo principal para moverse en la ciudad. A su vez, estos “new adopters” ejercen el papel de prescriptores para que más y más participantes se sumen a 30 Días en Bici y adopten la bicicleta como la alternativa más inteligente para cubrir sus necesidades personales de movilidad urbana.

Pues dicho y hecho, me he inscrito y a montar en bicicleta los 30 días de abril, que aunque lo hago de forma habitual todo el año, resulta sugerente y estimulante estas iniciativas que buscan promover el uso diario de la bicicleta como medio de transporte para todos aquellos que no terminan de verlo claro.



Cuaderno de bitácora Brompton marzo 2018
























jueves, 29 de marzo de 2018

Mejora a la Brompton con el thumb shifter Sturmey Archer SL30

Después de cuatro años y medio y 17.000 kilómetros los trinquetes del mando de cambio original Brompton para el buje trasero de 3v empezaban a fallar con demasiada frecuencia. El movimiento de pulsar hacia abajo se ejecutaba con fluidez, pero el movimiento ascendente, es decir, cuando el trinquete debía soltar al pasador, se atascaba. Tras ojear varios videos en youtube donde comentaban un problema similar y desmontar la tapa, llegué a la conclusión que necesitaba un mando nuevo. Me planteaba el mismo mando, pero visto que los trinquetes de plástico terminan fallando me decidí por un modelo en apariencia más sólido. El thumb shifter Sturmey Archer SL30.



Comprado on line en una tienda de España por unos 16€, en pocos días estaba en casa. El envase viene con cable de cambio del tipo estandar, no como el original Brompton que usa el cable clásico Sturmey Archer con la cabezilla más alargada y estrecha, por cierto, difícil de encontrar y solo con el pack que incluye la funda.







Este modelo de maneta de cambio es además de sólido, construido en aluminio y muy bien acabado, enormemente funcional. Aunque algo más pesado que el mando original, su tacto y funcionamiento se encuentra a años luz del original. Es preciso y transmite seguridad en los cambios, tanto en la bajada como en la subida. 

Su instalación es muy sencilla. Se requiere un buen alicate de corte de cable de acero. Yo he comprado uno de calidad en Leroy Merlin por 8 € y realiza un corte limpio y sin desilachar el cable. En primer lugar debemos liberar el prisionero del cable que tira de la cadenilla del buje interno. una vez liberado pondremos el mando original Brompton en la posición intermedia para que al empujar el cable hacia arriba asome la cabecilla metálica y a partir de ahí podremos extraerlo completamente.






Quitado el cable completamente, procedemos a quitar el mando orginal Brompton. En mi caso, la funda se encuentra perfectamente y la he aprovechado. Coloco el mando Sturmey Archer SL30 y paso el cable por el orificio que queda en el exterior, pasándolo por dentro de la funda y empujando hasta que asome por el extremo final. Aquí no hay que olvidar pasarlo por el recorrido completo de la polea.



A la izquierda cable original mando Brompton y a la derecha cable standar de cambio

Una vez hemos pasado el cable por el final de la polea es hora de sujetarlo al prisionero. El tornillo prisionero posee un orificio por donde pasar el cable, y debe ser aprisionado por arandela y tuerca tal como se refleja en la fotografía.



Antes de apretar colocamos la cadena al buje y enroscamos al prisionero en posición de menos tensión (velocidad más larga y con pulsado arriba del todo). En esa posición ajustamos la tensión correcta y apretamos definitivamente el prisionero. Realizamos varios cambios y comprobamos hasta encontrar el punto justo. Cuando sea así, cortamos cable y ponemos remache.


Para finalizar el proceso, solo falta colocar a nuestro gusto maneta de freno y cambio. Resulta que las manetas de freno Brompton encajan perfectamente con la arandela de fijación de la maneta de cambio Sturmey Archer SL30 y queda asentada de forma natural.




El resultado estético es muy bueno ya que la maneta de cambio mantiene tanto en los colores plata y negro como en el material una sintonía con el conjunto de manillar y manetas de cambio que parece que sea el elemento original y no el sustituto.







Como se puede observar desde las diferentes perspectivas, el nuevo mando de cambio resulta más voluminoso que el anterior y queda totalmente situado hacia el exterior del manillar, con lo que al plegarse hay que recordar y tener en cuenta que se situará hacia los radios de la rueda. En mi caso con el espansor no hay ningún problema.



El punto final de la sustitución de la nueva maneta de cambio es comprobar in situ si es una mejora. A priori, y simplemente a nivel estético, calidad de materiales y el tacto parece que si, pero la única forma fiable de saberlo es con una buena ruta, que además servirá para terminar de constatar la ventaja del manillar Joseph Kuosac mid-riser. 

Aprovechando una mañana de sol y buena temperatura hice un circuito urbano por Roquetas de Mar de 100 kilómetros que supuso 5 horas de pedaleo y no hizo más que constatar lo dicho hasta ahora; todo un acierto. Una mejora muy aconsejable, económica y que se percibe desde el primer momento.