Páginas vistas en total

domingo, 19 de febrero de 2017

Mi primera Brevet 200k

Ayer 18-02-2017 participé en mi primera Brevet. Ha sido un acontecimiento personal muy importante que hasta hace poco solo me planteaba imaginarlo y que terminé con mucha satisfacción. Desde que descubrí el concepto "Randonneur" no he dejado de darles vueltas a poder practicar en alguna prueba de ese tipo de ciclismo que encajaba perfectamente con mi concepto y filosofía personal de entender el ciclismo. Durante los últimos años he seguido el consejo básico de un randonneur, kilómetros y más kilómetros y horas de sillín para poder llegar con garantías a este momento.

Ahora que ya está terminada la brevet es cuando entiendo todos los buenos consejos que compañeros en sus diferentes blogs compartían y que he llevado a la práctica pero que al final se resumía en uno recurrente, experiencia. La experiencia te permite valorar y tener perspectiva, adecuar tus necesidades y carencias a la realidad y en suma, mejorar para el futuro.

Mi primera participación ha sido con el Club Ciclista La Purísima de Murcia. La elegí porque era la prueba que más cerca tenía de mi localidad. La prueba empezaba a las 08.00 horas por lo que fue necesario hacer la noche del viernes al sábado en Murcia. Despertador a las 06.00 horas, desayuno, preparar todo y llegada para recoger la tarjeta de ruta.




La primera realidad al llegar fue que mi Old Razesa era una "rara avis", una clásica bicicleta de acero entre una multitud de carbono. La verdad que la percepción que uno tiene de los ciclistas randonneur al leer blogs y crónicas de otros países no tiene nada que ver con lo que me encontré. Todo eran bicicletas de carbono de alta gama, Garmin sin miseria y ruedas de perfil de alta gama por doquier. El aspecto era el de cualquier prueba cicloturista española, muy "pro".

Entre la gente localicé a Juan Carlos de Lorca que había conocido del foro de cicloturismo Rodadas. Aunque comenzamos juntos, su grupo iban muy fuertes y pronto nos separamos.


Yo había preparado mi bicicleta con su bolsa delantera para comida, su portamapas y una bolsa de sillín de 2.5l para herramientas y ropa. Aquí cometí mi primer fallo. Al ver que todo el mundo enfocaba la brevet como una salida un poco más larga me dejé llevar y quité la bolsa delantera y el portamapas. Posteriormente en ruta me di cuenta de lo útil que me habría venido la bolsa delantera y no llevar los bolsillos repletos de cosas.

Dos cámaras, desmontadores, parches, multiherramienta e impermeable


Se inició la brevet y salimos de Murcia en grupo rodando tranquilamente hasta llegar a las primeras rampas, a unos 10 kilómetros de la salida donde el grupo se rompió de golpe y la gente empezó a exprimir sus máquinas sin piedad. En los primeros momento me acoplé dejándome llevar y seguí el ritmo que pronto me sacó de punto y siguiendo los consejos levanté el pedal y comencé a llevar mi propio ritmo. Enseguida contacté con mi compañero de ruta hasta el final, Jacinto un ciclista que venía de Doña Mencía (Córdoba) y que compartíamos ritmo y enfoque.




Los dos solos compartimos los primeros 50 kilómetros de la ruta, toda la zona de subida y entre charlas y compañeros que íbamos saludando nos encontramos formando un grupo de seis, tres ciclistas de Aljuber (Murcia) y un veterano randonneur participante en la última Paris-Brest-Paris. Entre almendros en flor y carreteras entre cortados sin tráfico llegamos al primer punto de control en Pinoso, ya en la provincia de Alicante, donde sellamos en una Farmacia.


Hasta este punto nos habíamos orientado relativamente bien Jacinto y yo con el rutómetro, pero gracias a que David llevaba un Garmin con gps, porque sino nos habríamos perdido más de una vez.

Al llegar al segundo punto de control en Yecla aprovechamos a un hombre encantador que tenía el taller abierto y entre charla, barritas y "pipis" nos selló, continuando camino hacia Jumilla.


El primer tramo transcurrió por una carretera en muy mal estado que nos machaco las cervicales hasta que al final volvimos a carretera con buen asfalto donde los relevos nos llevaron volando hasta el tercer punto de control en Venta del Olivo.




En Venta del Olivo no fuimos tratados muy bien al llegar y por unanimidad decidimos continuar unos kilómetros más y parar a comer en otro restaurante. Todo un acierto, nos trataron estupendamente y allí sellamos.



Con el bocadillo y la Coca Cola estábamos a unas dos horas de Murcia. Lo que quedaba era "teóricamente" con tendencia a bajar, pero todavía quedaban unos cuantos repechones fuertes. Finalmente a las 18.30 horas llegamos a Murcia y entregamos nuestras cartillas selladas con la satisfacción de haber concluido y el buen sabor de una magnífica jornada randonneur en excelente compañía.


Conclusiones.-

- Esto me ha gustado y voy a continuar. La larga distancia engancha y ahora que lo he probado ha quedado confirmado.

- No me tengo que dejarme llevar por el "postureo pro" y hacer caso a mis necesidades, si yo necesito más espacio con una bolsa, la llevaré sin complejos. Resulta muy incómodo llevar los bolsillos repletos de comida, cartera, llaves, teléfono, cartilla y cada vez que paras para algo rebuscar entre todo y no encontrar lo que buscas.

- Con el tema de alimentación y bebida he acertado. Lleve un bidón de 1 litro de agua que reposté completo sin acabar (consumiría 1.5 litros). A parte tomé una bebida energética de 25ml y una Coca Cola de 33ml. Desayuné café y dos pasteles con pasas antes de la prueba y durante ésta consumí dos barritas de cereales con chocolate, tres pastelitos de cabello de Angel y un preparado rápido de fruta. No fui justo nunca y no tuve la sensación de vacio. Cuando llegué y entregué la cartilla monte la bici y conduje dos horas hasta llegar a casa sin problemas.

- Me parece necesario un gps. Lo del rutómetro es importante llevarlo, pero resulta complicado orientarse en zonas muy urbanas donde hay muchas direcciones.

- Llevé un chubasquero que aunque no había pronostico de lluvia lo llevé y fue una tontería cargar con él. El resto de la ropa bien. Mi sillín Brooks hizo su papel como siempre y la ruta fue una alegría.

- El desarrollo 48-34 y cassette 12-32 me ha ido de lujo, permitiendo un pedaleo cómodo y ágil.

- Del grupo que íbamos, Domingo había terminado la Paris-Brest-Paris y era un gusto ver como rodaba, siempre a ritmo. Me quedo con eso, mantener un ritmo constante y cómodo y no apurar en las subidas.

martes, 17 de enero de 2017

Cambio de potencia Brick Lane Bikes (BLB) de 70 mm

Continuando con los cambios para la mejora de la posición en la vieja Razesa de cara a los próximos retos y mi deseada incursión en el mundo Randonneur he sustituido la potencia. La potencia original Belleri de 80mm tras varios aprietes y desaprietes terminó rompiendo la pieza de sujección del tornillo por lo que fue sustituida por una modesta pero efectiva potencia de igual medida de la marca "Uno". 

http://aventurasenunabiciplegable.blogspot.com.es/search/label/potencia

Con ella he estado rodando los últimos 18.000 kilómetros sin apenas problemas posturales. En el afán de ir puliendo y mejorando la postura sobre la bicicleta he estado buscando una potencia de 70mm de longitud que me permitiera descansar algo más las muñecas y que me acercara mínimamente el posicionamiento sobre los apoyamanos de las manetas de freno. Tras rebuscar encontré una preciosa potencia de la marca británica Brick Lane Bikes (BLB) fabricada en Cromoly y con acabado cromado.





La potencia es realmente bonita, con un espectacular acabado cromado. De lineas retro, estéticamente no pasa inadvertida. Al instalarla en la bicicleta se percibe inmediatamente la mejora en el conjunto. A la hora de ajustarla ha habido que tener en cuenta algunos aspectos. La altura no ha sido problema, ya que la longitud de caña es de 150mm, idéntica a la que usaba anteriormente, pero sin embargo si he tenido que compensar la inclinación del manillar ya que esta potencia tiene 20º por los 18º que tenía la anterior. A simple vista no es muy perceptible, pero con ayuda del nivel si era visible.






Tras probarla unos kilómetros no he notado apenas diferencias con la postura anterior, pero si que tengo la sensación de llevar las muñeca ligeramente más relajadas con la ganancia de ese centímetro de menos. Los kilómetros y una buena salida de varias horas me terminarán de confirmar las primeras sensaciones.

jueves, 5 de enero de 2017

Bolsas de carga frontal tipo "Randonneur"

Uno de los sistemas más eficaces que existen para cargas de tipo medio sobre la bicicleta son las que se ubican en la parte frontal, aprovechando la sujeción del manillar y reposando sobre algún tipo de transportín (front rack). Desde los primeros pasos del ciclismo, las bolsas de carga frontal han sido usadas como el sistema más eficaz. Esas bolsas de lona encerada (cotton duck canvas) permitían llevar la ropa, comida, herramientas, demás efectos y enseres necesarios para el ciclista, de forma eficiente para la marcha, no alterando la manejabilidad y a su vez rápida y cómodamente accesibles.




Las bolsas frontales tipo "randonneur" siguen vigentes y la oferta es amplia, además de los fabricantes tradicionales que siguen fieles a sus diseños con más de 50 años, tenemos nuevas marcas que han apostado por este sistema con materiales clásicos y detalles vanguardistas. Para la mayoría de este de bolsas es necesario un sistema de portabultos frontal (front rack).






* Gilles Berthoud

Hablar de bolsas tipo randonneur es hablar del fabricante galo Gilles Berthoud, sus diseños siguen fieles a su origen y han marcado una linea clásica a seguir por los fabricantes actuales. Estilo sobrio, manufactura artesanal, materiales de primera calidad dan como resultado un producto para toda nuestra vida ciclista. Estructura semirígida, bolsillos, correas y refuerzos de cuero, tapas con portamapas, todo lo necesario para una bolsa randonneur.






* Ostrich


Del imperio del sol naciente tenemos las bolsas Ostrich, Watanabe e Inujirushi. Calidad y sobriedad en diseños de bolsas randonneur. Marcha muy apreciada y emblema del clásico randonneur japonés muy en consonancia con sus estupendas e intemporales bicicletas de rando.





* Watanabe


 Las bolsas Watanabe, de calidad incuestionable siguen la tradición de las manufacturas japonesas y presentan una gran variedad de bolsas.








* Inujirushi
 

En la misma linea que las Ostrich tenemos a las bolsas niponas Inujirushi. Bolsas sobrias y elegantes de lineas clásicas en tonalidades neutras.







* Carradice


La emblemática marca inglesa cuyas bolsas de sillín (saddle bag) son un referente, tienen el modelo Keswick con su tradicional manufactura y con sistemas de anclaje moderno como el Klickfix system.




* Acorn


Desde el sur de California Acorn ofrece bolsas tipo randonneur con los materiales y las lineas de siempre, clásicas pero actuales.





* Velo-orange


Velo-orange se ha hecho un hueco en este mercado con su clásico Grand Cru, de lineas y materiales clásicos.





* RuthWorks SF


Desde San Francancisco nos llegan los originales y personalizados modelos de bolsas randonneur de RuthWorks. Utilizando cuero y wased cotton como base de sus modelos, los colores y el hacer personal cada trabajo le confieren una identidad muy especial.







* Swift Industries


Los diseños de Swift Industries ha apostado por la cordura para la confección de sus bolsas rando. Multitud de posibilidades y colores confieren bolsas prácticas y divertidas.






* Ocean Air Cycles


Con innegable sabor Swift, la bolsa Ocean Cycles es colorida y práctica a partes iguales.






* Zugster


Desde San Francisco nos llega también las bolsas hechas a mano Zugster. Bolsas rando bien pensadas y ejecutadas en cordura con diseño y colores actuales.







* Dill Pickle

http://www.dillpicklegear.com/custom-designs-examples/randonneuring-front-bag/





* Dflstitchwork

https://dflstitchworks.wordpress.com/2014/04/18/randonneuring-rack-bag/